Cómo estilizar tu salón con un solo truco

Las tendencias de diseño son cambiantes y este ano reinan los salones cálidos con toques personales, en tonos claros y de estilo minimalista.

Combinar sofás de diferentes tonalidades en salón ofrece un look moderno, cool y sofisticado. La distribución de estos debe proporcionar un espacio estético a la vez que práctico y cómodo.

Mezcla lo clásico con lo moderno

No hay nada más evidente dentro del mundo de la decoración que el hecho de que lo viejo está de moda. Muy de moda. Y tampoco hay nada tan evidente como el hecho de que los apasionados del mundo de la decoración nos sentimos en nuestra salsa cuando salimos a la calle a buscarlo. Porque casi tan interesante como ver el objeto con solera en nuestra casa es el placer que nos aporta salir a buscarlo por anticuarios, tiendas, mercadillos, rastro, ventas especiales, incluso en plena calle los días de recogida de muebles…

Hay cientos de fórmulas, decenas de combinaciones, aunque no se debe abusar de ellas. Si predomina en nuestro salón la decoración más moderna, con que añadamos un par de elementos que hagan contraste es suficiente, de la misma manera que si las paredes están envejecidas y dan aspecto de antiguas, no conviene excedernos colocando demasiados elementos antiguos también. El contraste realmente interesante lo haría esa pared con un conjunto de muebles modernos.

Usa colores complementarios

No hay nada como el color para transformar un espacio. ¡Una verdad como un templo! Y más en el salón, que es el más visto y vivido de casa. ¿El secreto para no pasarse ni quedarse corto? Usar como mucho tres colores. ¡Que vivan los tríos!

Los colores complementarios nos ayudan a crear vibrantes composiciones tonales, hermosos matices, contrastes estupendos y oscurecer los tonos de la manera correcta.

Si queremos resultados profesionales, debemos saber cuáles son los colores complementarios, sus conceptos fundamentales, como se complementan en el extremo opuesto del círculo cromático, el uso apropiado de los colores complementarios, entre otros puntos. ¡Vamos a verlo todo!

Los colores complementarios u opuestos son los colores que están en posición opuesta dentro del círculo cromático. Son dos colores que, enfrentados, se pueden unir con una línea recta dentro de la rueda de color, como se aprecia en la imagen anterior.

Con un simple ejercicio visual, puedes conocer de forma rápida el color complementario de determinado tono. Prueba a observar durante medio minuto un tono pleno y saturado. Luego, mira algo blanco que tengas y verás una ilusión óptica con el color complementario que compensa tu fatiga ocular

Veamos primero cuáles son los colores complementarios de los colores primarios. Siempre será un color secundario, y a la inversa. Para saber el complementario de un color primario, sabes que siempre surge de la mezcla de los dos primarios restantes.

En esta imagen puedes ver cuales son los colores complementarios. El complementario de un color es el que se encuentra en el laso opuesto de esta rueda.

Combina con cojines de fibra

Hablar de cojines es hablar de uno de los complementos decorativos más utilizados en todo el mundo. Hay gente que reconoce que está loca por ellos, y la verdad es que no nos extraña porque hay millones de diseños y es fácil encontrar más de uno por el que derretirse.

El número de cojines a elegir es la pregunta del millón. Los amantes del minimalismo se conforman con dos, pero los que suspiramos por los cojines no podemos vivir con esa norma. Por suerte, cada sofá es un mundo y no debes limitarte a esa cifra, sobre todo si tu sofá es lo suficientemente grande como para dar cabida a más cojines.

Lo más importante es no sobrecargarlo visualmente y que tampoco sea incómodo a la hora de sentarse, porque la comodidad no siempre se multiplica a medida que aumenta el número de unidades. Es importante conseguir el equilibrio pensando en la simetría y no perder de vista el uso que le vamos a dar al sofá. ¿Conclusión? En un sofá grande dos cojines pueden quedarse cortos si no son de grandes dimensiones. Entre cuatro y seis suele ser lo ideal, aunque también hemos visto composición de ocho cojines que son una maravilla.

La elección del color de los cojines también nos suele traer de cabeza. Como seguramente ya sabrás, en el mundo de la decoración no siempre debemos comprar aquello que sea del color que más nos gusta, ya que debe convivir con otras piezas decorativas y es bueno que todo se mezcle en armonía. De ahí que debas fijarte en el color de las paredes y en el de los muebles para elegir, si bien es cierto que puedes tener dos objetivos: que los cojines pasen desapercibidos o que los cojines destaquen.

Si quieres que los cojines pasen desapercibidos para no quebrantar lo más mínimo la ley de la armonía, deberías decantarte por un color como el del sofá, ya que de esta forma no destacarán y se integrarán a las mil maravillas. Si por el contrario quieres que se conviertan en los grandes protagonistas del salón, hazte con cojines de un color distinto al del sofá y de un tono lo suficientemente llamativo como para que la vista se vaya hacia a ellos rápidamente.

A la hora de combinarlos, elige dos colores como máximo que sean complementarios. Sobre una base lisa destacarán más.

Busca el equilibrio con sofás modulares

Sofás modulares en uno o varios colores son una excelente opción si lo que deseas es adaptar por completo el mobiliario a las características específicas de la estancia. Puedes elegir que estos se sucedan a lo largo de una pared e incluso de dos, incluyendo un módulo que articule la esquina, a modo de rinconera, para aprovechar al máximo el espacio del que dispones. La clave está en personalizarlos al máximo.

Escoge los módulos en un único color o combina varios diferentes para dotar de más vida a tu salón. Se verá mucho más alegre y original. Los encontrarás en tonos lisos y en estampados geométricos en los que se entremezclan diferentes colores. Solo deberás prestar atención al resto de elementos decorativos que incluyas en el mismo cuarto para no recargarlo en exceso.

Los módulos admiten, además, otra variación muy atractiva: la de la chaiselongue. Cuando la pruebes, no querrás levantarte de ella. Te lo garantizamos.

Utiliza sofás de distintos tamaños

La distribución del salón no solo ha de resultar estética, también práctica y confortable. Una forma agradable de conseguir esta distribución práctica es la clásica composición en U, dejando uno de los lados despejados para no cerrar del todo el salón.

A %d blogueros les gusta esto: