Organiza tu espacio

Con el método de Marie Kondo, lograrás organizar cualquier espacio en tu casa, o en tu oficina. Marie Kondo lucha contra el caos desde los cinco años y no es raro pensar que el orden genera bienestar. Esta mujer tiene un negocio de gran éxito en Tokio donde ayuda a sus clientes a transformar sus hogares en lugares llenos de belleza, paz e inspiración. Suena bien, ¿no te parece? 

Explicado en 10 sencillos pasos, aquí tienes tu guía para lograr mantener tus espacios siempre (o casi siempre) en orden:

1. Asigna un lugar para cada cosa

Cada objeto que tengas debe tener un sitio asignado. Sin un lugar para cada cosa, ¿dónde vas a poner los objetos cuando termines de usarlos? Una vez elegido un lugar para tus cosas, podrás mantener tu casa en orden. Entonces, decide dónde van tus cosas y, cuando termines de usarlas, ponlas ahí.

2. Primero desecha, luego guarda

La cantidad de espacio de almacenamiento en tu habitación es adecuada. El verdadero problema es que tenemos mucho más de lo que necesitamos o queremos. Cuando aprendes a elegir tus posesiones de modo adecuado, solo te quedarás con lo que cabe perfectamente en el espacio con que cuentas. Esa es la verdadera magia de la organización. Todo se reduce a dos tareas: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas. “Son solo dos tareas, pero la eliminación debe ir primero. Asegúrate de concluir la primera tarea antes de empezar con la siguiente”, escribe Kondo.

3. El almacenamiento: busca la máxima sencillez

El secreto para mantener una habitación ordenada es buscar la máxima sencillez de almacenamiento, de modo que puedas saber de un vistazo cuántas cosas tienes. Es imposible recordar la existencia de cada objeto que tenemos aun cuando simplifiquemos nuestros métodos de almacenamiento: cuanto más simple, mejor.

4. No disperses los espacios de almacenamiento

En este punto solo hay dos reglas: guarda todos los objetos del mismo tipo en el mismo lugar y no disperses los espacios de almacenamiento. Solo hay dos maneras de ordenar las pertenencias: por tipo de objeto y por persona. Nunca mezcles y obtendrás el espacio que necesitas para comenzar una vida llena de armonía. “Si reduces tus posesiones en este orden, tu trabajo fluirá con una facilidad sorprendente”, asegura. “Al empezar con las cosas fáciles y dejar las más difíciles para el final podrás afinar poco a poco tus habilidades para tomar decisiones, y así acabará por parecerte sencillo”.

5. Olvídate del “plan de circulación” y de la “frecuencia de uso” y hazlo todo de una vez

No hay que complicarse. Sólo establece dónde guardar tus cosas según el diseño de tu casa y solucionarás tus problemas de almacenamiento. Guarda todas las cosas similares en el mismo lugar o en sitios muy cercanos. Cuando tienes que decidir qué conservar, consulta a tu corazón. “Algunos creen que esto es un proceso que nunca termina, y que hay que hacerlo todos los días”, dice Kondo. No deberías hacerlo poco a poco y cuando puedas, justo lo contrario de lo que recomiendan otros expertos, que abogan por adquirir el hábito de hacer un poco cada vez. “Si organizas un poco cada día, nunca acabarás”, dice Kondo.

6. Nunca apiles las cosas: el almacenamiento vertical es la clave

Cuando de guardar se trata, lo vertical es lo mejor. Si tienes espacios de almacenamiento que deberían bastar, pero no bastan, prueba el guardado vertical. Verás que esto resuelve la mayoría de los problemas.

7. No necesitas artículos especiales para guardar cosas

El mundo está lleno de artículos para almacenar muy útiles. Pero, no necesitas comprar separadores ni nada por el estilo. Puedes solucionar tus problemas de almacenamiento con cosas que ya tienes en casa, por ejemplo, cajas de zapatos vacías, pues obtienen altas calificaciones en cinco criterios importantes: tamaño, material, durabilidad, facilidad de uso y atractivo.  ¡Úsalas para ordenar tus objetos pequeños!

8.  No subestimes el “ruido” de la información escrita

Las palabras se convierten en estática que llena el aire. Cuanto más ordenada la casa, más escasos los muebles, más fuerte se siente esta información. Así que empieza por retirar los sellos de los artículos de almacenamiento. Al eliminar el exceso de información visual que no te inspira alegría puedes hacer que tu espacio sea más específico y cómodo.

9. Aprecia tus posesiones

Aunque no nos demos cuenta, nuestras posesiones de veras trabajan duro para nosotros, y desempeñan sus papeles para ayudarnos en nuestra vida. Así como a nosotros nos gusta llegar a casa y relajarnos tras una jornada laboral, nuestras cosas suspiran de alivio cuando regresan al lugar que les corresponde. Trátalas con aprecio y siempre te responderán. La autora lo dice así: “No creo que deba haber ninguna competición en nuestro corazón entre cosas y personas. Si valoramos los objetos que nos importan, y los tratamos bien, no solo durarán más y nos darán más placer; también podemos aprender incluso a ser más amables y generosos con las personas”.

10.  Conserva las cosas porque las amas (no solo porque sí)

Mucha gente vive rodeada de cosas que no necesita, solo “porque sí”. Saca los objetos pequeños y accesorios que no te generan felicidad y conserva solo los que amas. Únicamente esos. “Creo que deberíamos rodearnos únicamente de aquello que nos trae felicidad. Para algunas personas serán un montón de cosas. Para otras, solo un puñado”, dice la autora. “La clave es trabajar para identificar aquello que verdaderamente produce dicha, y para la mayoría de la gente no es fácil. Pero es la mejor manera de asegurarnos de que vivimos con aquello que nos satisface. Y en la cantidad justa”.

Ahora estás listo (a) para comenzar a ordenar tu casa, oficina o cualquier espacio para tener una vida como la soñaste. Recuerda, trata a los objetos casi como personas y conserva sólo las cosas que te hacen sentir 

A %d blogueros les gusta esto: